Negocios B: Una banca ética para Chile – Banca Ética

Negocios B: Una banca ética para Chile

Fue en 2014. Ese año visitó Chile Joan Melé, presidente de la Fundación Dinero y Conciencia, promotor de la banca ética en América Latina. Fueron varios los emprendedores que lo escucharon, pero un grupo creyó en el proyecto y se puso manos a la obra: se agruparon para formar la primera banca ética nacional, un modelo que ya tiene 50 exponentes en todo el mundo, entre los cuales el más conocido es el banco holandés Triodos Bank.  

Fue ahí cuando entró en escena el ingeniero comercial Sebastián Cantuarias, quien venía de trabajar en Techo para Chile, Hogar de Cristo, entre otras fundaciones. En 2016 armaron la plataforma de Doble Impacto, que conecta a empresas con impacto, con inversionistas interesados en ellas. Y lo que partió como un prototipo dió muestras de ser un modelo exitoso. Así comenzó el camino para crear las capacidades para ir transitando al que pretende ser el primer banco ético en Chile. De hecho, en diciembre de 2017 se abrió la “venta en verde” para los futuros accionistas de la entidad bancaria: ya han levantado dos millones de dólares. El plan es pedir licencia bancaria en 2020 para concretar el proyecto en 2022.

En paralelo, Doble Impacto ha demostrado ser una plataforma atractiva. Ya han financiado diversas empresas, por un total de tres millones de dólares, y hoy tienen más inversionistas interesados –ciudadanos comunes, ejecutivos y empresarios jóvenes– que proyectos en los que invertir. La plataforma identifica tres áreas de inversión: Educación y Cultura, Desarrollo social y Medioambiente, y se orientan no solo a empresas B, sino a cualquier firma que quiera transitar hacia una economía sustentable a través de proyectos de inclusión, medioambiente, etc.

Para evaluar sus créditos, la plataforma aplica las mismas mediciones de riesgo de la banca, además de un sistema propio que armaron tomando el modelo de sistemas B, junto con otros similares. Hoy, Doble Impacto entrega entre 7% y 10% de rentabilidad anual a sus inversionistas.  

Y sus planes no son solo quedarse en Chile. Ya están armando equipo en Argentina, Perú y  Colombia.   

Otra clave en la composición de esta entidad es la paridad de género. Hoy, de los 18 miembros que componen el proyecto, 10 son mujeres y seis de ellas están en la primera línea. “Queremos potenciar ese tipo de liderazgo, que promueve una cultura del cuidado”, explica Cantuarias, quien hoy es el director ejecutivo de la fundación Dinero y Conciencia que cogobierna el banco junto al directorio.  

Fuente: Revista Capital, jueves 30 de agosto-2018

https://www.capital.cl/una-banca-etica-para-chile/