TECNOLOGÍA COMO PILAR DEL DESARROLLO DE LA BANCA ÉTICA EN LATINOAMÉRICA – Banca Ética

TECNOLOGÍA COMO PILAR DEL DESARROLLO DE LA BANCA ÉTICA EN LATINOAMÉRICA

Los desafíos de equidad y sostenibilidad que enfrentan hoy la humanidad, ponen como prioridad la necesidad de crear una nueva forma de pensar y hacer economía. En ese camino la banca ética define la tecnología como uno de sus pilares para potenciar su capacidad de generar cambios positivos en la sociedad.

Una de las industrias clave para los desafíos de equidad y sostenibilidad es la financiera. De tal forma el uso del dinero y toda su cadena de valor juegan un rol protagónico en la sociedad. Desde hace 40 años existe en Europa la denominada “banca ética”, nombre con el cual se conoce a los bancos que cuentan con algunas características que lo hacen ser un motor de cambio y transformación hacia una economía centrada en las personas y el planeta.

La característica principal de la banca ética es que tiene criterios éticos de inversión, realizando créditos sólo a empresas e instituciones que además de tener impacto positivo son rentables económicamente. Así se financian proyectos en las áreas de educación y cultura, desarrollo social y medio ambiente. Con esto el banco es un catalizador positivo,  haciendo que el dinero de las personas fluya hacia las áreas de la economía que están abordando los desafíos de equidad y sostenibilidad que la sociedad tiene.

Este es el modelo en que se basa Doble Impacto, el proyecto bancario en construcción chileno que pretende inaugurar un banco inspirado en los principios de la banca ética hacia 2022.

En su etapa de desarrollo, el camino Fintech ha permitido a Doble Impacto ser una realidad por medio del desarrollo de una plataforma de crowdlending, vinculando empresas e instituciones que generan impacto positivo con inversionistas que quieren dar un uso consciente a su dinero.

“La plataforma de crowdlending nos permitió dar un paso concreto hacia la creación del banco, generando un prototipo ágil y empezar a generar desde ahí las capacidades humanas y tecnológicas para diseñar el banco del futuro. Pensamos que la tecnología será clave para el proyecto, por lo que hemos formado un comité tecnológico con profesionales de primer nivel y estamos diseñando un banco tecnológico de vanguardia para los próximos 50 años”, enfatizó Sebastián Cantuarias, uno de los emprendedores que puso en marcha Doble Impacto.

Doble Impacto ha tomado el desafío de ser un crowdlendig y de incorporar en su diseño tecnológico los criterios éticos de inversión, para eso hoy la plataforma tecnológica es la columna vertebral de su proceso de riesgo de crédito, que incorpora variables duras del sector como solvencia y capacidad economía del cliente, con las variables de impacto positivo como el cuidado del medio ambiente, las relaciones laborales y la sostenibilidad de la cadena de valor, a esa suma de variables le han llamado la “evaluación integral del riesgo” y es la base que guía la plataforma tecnológica de Doble Impacto.  

“Sabemos que la tecnología será clave para el éxito del futuro banco, pero hemos definido que esto no reemplazará las relaciones humanas que se generan desde el uso del dinero, por eso nuestro banco será de tecnología de vanguardia, pero no dejará de poner en el centro el contacto personas-persona entre nuestros ejecutivos y nuestros clientes”, comenta Jorge Muñoz, un banquero con más de 12 años de experiencia en la industria, actualmente Gerente General de Doble Impacto.

En la actual plataforma, el inversionista encuentra un portal que le provee toda la información relevante acerca de los proyectos en financiamiento que representan posibles alternativas de inversión, así como también de sus inversiones ya realizadas, de sus retornos obtenidos o programados en el tiempo asociado a sus inversiones, y del resultado obtenido en términos de impacto, conforme a las expectativas y compromisos de los proyectos.

Hoy la tecnología de Doble Impacto permitirá ser un crowdlending a nivel latinoamericano,  promoviendo el financiamiento para empresas de impacto a nivel local y regional, y por eso se proyectan operaciones en Brazil, Colombia y Argentina. Doble Impacto entiende que “desde Latinoamérica podemos jugar un rol para los desafíos globales de la humanidad”, comenta Cantuarias.  

En la actualidad ya han sido financiados 25 proyectos, y se están evaluando proyectos en áreas como la vivienda social, alimentación saludable, producción sostenible, entre otras. La rentabilidad promedio se calcula en un 8%, lo que hace que el sistema sea competitivo en el mercado que opera. De esta forma, se están dando los primeros pasos para la creación de un banco diferente, que busca en sus inversiones hacer conscientes a las personas sobre el uso de su dinero, sin hacer beneficencia, ni caridad, sino simplemente dándole la oportunidad a las personas de que decidan dónde se invierte su dinero y a la empresas a tener financiamiento proveniente de fuentes sostenibles.