UN NUEVO GERENTE PARA UNA NUEVA BANCA – Banca Ética

UN NUEVO GERENTE PARA UNA NUEVA BANCA

En esta oportunidad tenemos el agrado de entrevistar a Jorge Muñoz Vivanco, Gerente General de Doble Impacto, para conocer un poco más acerca de su persona y de su gestión en la banca ética.

¿Cómo te describirías a ti mismo?
Soy una persona muy feliz, agradecido por lo que tengo y que disfruta con las cosas simples y sencillas. Mi lema es “está muy bien no hacer el mal, pero está muy mal no hacer el bien”. Se lo digo siempre a mis hijas. Somos responsables de ayudar a los demás. Hay que actuar, no sirve lo neutro.

¿Qué haces cuando no estás en Doble Impacto?
Disfrutar con mi familia. Tengo dos niñas y una tercera viene en camino. Me gusta recibir gente en mi casa. Mi feriado ideal es un asado con familia y amigos, que empieza a la hora de almuerzo, con los niños jugando en el patio, y termina de noche, con los niños en pijama. También hago deporte, principalmente paddle.

¿Qué querías ser cuando eras pequeño?
Futbolista, como casi todos los niños (risas).

¿Cómo se siente estar involucrado en la creación de la banca ética en Chile y Latinoamérica?
Es una responsabilidad muy grande pero a la vez un tremendo desafío personal y profesional. Si crear un banco ya es algo muy importante, crear un banco que siga los lineamientos de la banca ética y que transforme la economía, lo es aún más. Es un privilegio estar aquí.

¿Cuál es tu rol exactamente en este proceso?
Liderar el proyecto para cumplir los objetivos propuestos para los próximos 4 años, que son contar con una base de clientes del banco (empresas e inversionistas), los desarrollos tecnológicos, además de la estructuración del equipo y de las procedimientos. Mi rol es guiar que tanto el equipo como cada miembro individualmente logre los objetivos, e implementar y ejecutar los lineamientos del directorio de Doble Impacto y de la Fundación Dinero y Conciencia. También participo en el Comité Ejecutivo  y  el Comité de crédito.

Tú estabas haciendo carrera en la banca tradicional ¿Qué es lo que te llevó a postular al cargo de Gerente General de Doble Impacto?
Trabajé 11 años en banca y siempre tuve interés en el mundo social, en generar un cambio. Participé del proceso de selección y fui pasando etapas y me empecé a preguntar ¿qué  pasa si quedo?. Me estaba yendo bien, como subgerente era parte de la plana ejecutiva del banco, tenía una alta exposición con la primera línea del banco, pero el proyecto de banca ética de Doble Impacto me atrajo tanto que no dudé en irme.

¿Qué opinó tu familia cuando les contaste?
Fue una decisión tomada en familia desde el principio. Mi señora fue la primera que  me apoyó. Ella comparte mi entusiasmo por generar cambios en la sociedad.

¿Y tus ex jefes y ex colegas?
Les llamaba la atención que estuviera dispuesto a dejar una buena carrera por un proyecto que estaba comenzando y que no conocían.

¿Cómo ha sido este tiempo liderando este proyecto?
Como todo proyecto desafiante y  que comienza, implica un gran esfuerzo profesional y personal, donde todo el equipo de directores y colaboradores trabaja activamente creando y definiendo soluciones.  Ha sido muy reconfortante ser parte de un grupo de personas muy colaborativas y un equipo enriquecido por las distintas miradas de quienes lo conforman.

¿Cuáles son las mayores dificultades con las que te estás encontrando en tu día a día en Doble Impacto?
Si bien, ya hemos validado que existe el mercado de empresas posibles a financiar que darán sustentabilidad al banco, hoy la mayor dificultad está siendo abordarlas en el plazo que nos gustaría.

¿Y qué es lo que más te está entusiasmando?
Me llena de energía y entusiasmo el impacto que he visto que podemos generar en la sociedad. Cada vez que presento el proyecto, todos coinciden en que es muy necesario y que hay que hacerlo. También el espíritu colaborativo de todas las personas vinculadas al proyecto. Por ejemplo, hay un comité tecnológico cuyos miembros colaboran voluntariamente.

¿Cómo es la relación con tu equipo de trabajo? ¿Cuál es la edad promedio?
En el equipo hay personas de todas las edades, tanto entre los colaboradores como en el directorio. Hay muy buen ambiente laboral, compromiso y motivación, ganas de sacar esto adelante! Mi forma de manejar el equipo es más transversal que jerárquica. Delego mucho, doy autonomía y confío en el criterio del equipo.

Según tu criterio, ¿cómo Doble Impacto puede ser auténtico en su comportamiento interno en relación al desarrollo de una comunidad que se rige por los más altos principios éticos? ¿Cuál ha sido la relación de tiempo entre las tareas operativas y las de desarrollo de personas?
En cada actividad ponemos en primer lugar los lineamientos de banca ética. Por ejemplo, tenemos definida la diferencia salarial entre el que más gana y el que menos gana, en la equidad de género a todos los niveles de la organización (Directorio y Administración),  también de cara a los clientes que financiamos, en la transparencia, en reconocer nuestros errores, en las metas colaborativas, el reparto de tareas, el trabajo en equipo y el liderazgo transversal. Vivimos desde dentro los lineamientos de la banca ética.

La formación, tanto en el propósito como en lo teórico, es muy relevante. Por ejemplo, todo el equipo tomará el taller de conciencia que realizará Joan Melé en su visita a Chile durante el mes de mayo, y la reunión semanal de coordinación comienza con una lectura o reflexión. Creemos que las personas tienen que conocer el proyecto y creer en él.

¿Cómo se estructura el sistema de remuneraciones?
Los sueldos en Doble Impacto son acordes a la experiencia, al trabajo y la responsabilidad. Se trata de una renta fija, no hay incentivos variables asociados a la remuneración y la brecha salarial entre el sueldo mayor y menor tiene un rango máximo definido. La motivación para dar el máximo no viene dada por el bono, sino por el éxito del proyecto.

¿Cómo es la relación con los clientes y los inversionistas?
De confianza, de transparencia y de un partner que quiere ayudar a desarrollar el sector que pertenece el  cliente. Cuidamos la calidad del financiamiento para cuidar nuestro proyecto, a los inversionistas y a la misma empresa cliente. No vemos las operaciones como un número sino como una participación en un sector de la economía que nos interesa desarrollar y potenciar, pensamos en su impacto positivo. El dinero es una herramienta de transformación social, por tanto con nuestras inversiones vamos definiendo qué tipo de sociedad queremos. Tanto el cliente como el inversionista reciben mucha información de la operación y respondemos todas sus preguntas. Estamos generando expertise en los sectores y empresas que financiamos, entendemos los desafíos de esos sectores, lo que nos permite adaptarnos a la estructura financiera que necesitan. Somos un lugar de encuentro entre los inversionistas y las empresas que están generando o quieren generar impacto.

¿Cómo aplican la transparencia en las decisiones y operaciones financieras? ¿Cómo han establecido los límites entre el debido cuidado y la máxima transparencia?
Lo legal y normativo es el punto de partida desde el que hemos definido los procedimientos y procesos para la toma de decisiones, pero vamos más allá.  La decisión de un financiamiento, por ejemplo, pasa por distintos comités, entregamos la máxima información tanto a la empresa como a los inversionistas y nos preocupamos de que la entiendan. Hemos armado una estructura que permite ir cuidando esa transparencia, por ejemplo, con rendiciones de cuentas periódicamente.

Cuéntanos de tu reciente viaje a España.
Con un pequeño grupo acabamos de hacer una pasantía de una semana en Tríodos Bank, que es nuestro banco referente, durante la cual nos reunimos con el gerente general  y con más de 20 responsables  de todas las áreas; de tecnología, de riesgo, y un largo etcétera. Con lo anterior fortalecimos nuestro vínculo con Tríodos Bank, que nos permitirá aprender de su experiencia y apoyarnos en ellos para nuestro próximos desafíos. 

En lo personal me sirvió para reconfirmar que la banca ética existe, se hace, y se puede hacer aquí.